Ir al contenido principal

Entradas

El tao de Girri

La variación en la rutina, la declarada predilección de Alberto Girri por la música de Bach (Cf. Obras Completas, Tomo IV), es la base de una poesía que ha resuelto, de la manera más satisfactoria posible, la convivencia del realismo con la abstracción. Y, tal vez, de la religión con el escepticismo.             Girri comenzó a escribir cuando la poesía argentina de este siglo, por así decirlo, maduraba. Nos llegó a algunos autores, treinta y pico de años más tarde, también en la madurez,  o en el comienzo de la madurez, de nuestras vidas personales. Girri debió sentirse incómodo con la primera situación, no sé si con la segunda (que aprendices de distintas procedencias estéticas se acercaran a sus poesías y a él personalmente). Girri, aunque influido por el canon neorromántico de los años cuarenta, inició en aquella década un camino distinto. No lo perdería jamás. Y es su mérito dejárnoslo presentir.             Desde Playa sola, inició su rutina, aquellas variaciones. Cambios percep…
Entradas recientes

La figuración del mal

por Jorge Aulicino

El eje de la metáfora o visión llamada Infierno en la Comedia de Dante Alighieri se extiende, a mi entender, desde el canto XXI al XXX. Son nueve cantos enhebrados por la presencia del diablo representado como malévolos ángeles negros, como serpientes, como centauros o encarnado en los condenados mismos. Esa visión tiene sin embargo un tono a veces zumbón, debido a que estamos desde hace un tiempo en las Malebolge, denominación que literalmente significaría "malas bolsas": los diez socavones del Octavo Círculo que encierran todas las variantes del fraude. Son hondonadas, pozos, de bordes derruidos a veces, atravesados por puentes de piedra que a Dante le recuerdan los levadizos que sirven para atravesar los fosos que rodean un castillo. No es tan curioso que el Octavo Círculo sea tan vasto, con tantos recintos distintos y tantas clasificaciones de los reos, cuanto que está más abajo que el de los violentos, el conocido Séptimo Círculo. La ordenación de lo…

El poder insignificante de la poesía

Periódico de Poesía N° 97, México, marzo 2017

¿De qué modo la poesía puede estar en la historia, hacer historia —que no sea la historia de la poesía—? Claro que si la poesía formara parte de la historia, de todos modos tendríamos que la leerían tan pocos como los que hoy leen historia. Durante años, muchos marxistas reclamamos de la religión "historicidad", esto quiere decir que pedíamos a la Iglesia que nos aceptara en tanto aceptábamos al Hijo en su faz histórica: como sujeto real de una historia real. La fiel adhesión a no sé qué principio de realidad y sensatez forjó lo que el psicoanalista Juan Ritvo llamó "un marxismo victoriano", tan riguroso como clásico, casi completamente en extinción. No debemos quejarnos: la Iglesia nos escuchó. Los curas post-conciliares (post Concilio Vaticano II) proclamaron la firme pertenencia de Cristo a su tiempo; su prédica la pusieron en la historia, en relación con sectores sociales, con grupos de poder, con la emancipación po…

Oliverio, de la celebración a la náusea

En la escuela Albert Le Grand, de Arcueil, Francia, probablemente se recordó durante años el momento en que la trayectoria de un tintero arrojado desde el fondo de un aula buscó la cabeza de un profesor que había llamado antropófagos a los argentinos. El autor del atentado era el estudiante Oliverio Girondo, hijo de un acaudalado comerciante de Buenos Aires y descendiente por vía materna del general [Juan Antonio] Arenales.

El viejo duende de altillo que fue Girondo, un poeta de la bella época de Buenos Aires, saluda a menudo desde el fondo de la memoria en esta ciudad. Hoy [24 de enero de 1997] se cumplen 30 años de su muerte. Había nacido en 1891 y animó la bohemia en el momento en que aquella palabra tenía sentido. Al autor de Veinte poemas para ser leídos en el tranvía lo recuerda un café-concert del centro y lo cita la estereotipada película El lado oscuro del corazón, de Eliseo Subiela. Es poeta celebrado.

No era antropófago, pero sí un poco energúmeno, según pudo verse en Fran…

La máscara de la Muerte Roja

Periódico de Poesía N° 96, México, febrero 2017

Urbi et orbi sería el mejor modo de decir lo que la poesía suele ser. Y esto es su política, puesto que lo dicho por la Iglesia a la ciudad y al orbe es finalmente un mandala: es el orbe el lugar en donde el espíritu individual que habita la lírica y le da su carácter se encuentra consigo mismo.

Claro, esto es lo suficientemente amplio como para que se pueda traducir como "todo es política", que vale tanto como "todo es historia" o "todo es matemática": un escudo para deliciosamente hacer lo que a uno le plazca; y como defiendo hacer lo que a uno le plazca, no debería atacarlo. Lo que entiendo es que solo se puede ser claro en cuanto al grado de polis que ponemos en lo que nos place y que el "grado político" lo da la alusión directa a lo político que en el poema haya. No es pecado, con todo, buscar el grado cero de lo político, esto es, el punto donde no se encuentre rastro alguno de polis. ¿Se pued…

Infierno y Paraíso de Florencia

Es posible que Florencia haya sido el centro de la civilización occidental al menos en dos momentos, y seguramente en uno. Los vestigios del primero, en el que Dante Alighieri fue a la vez uno de los priores de la ciudad y su cabeza comenzaba a concebir el Infierno, no son escasos.

La casa que fue de Alighieri, o al menos una parte de las paredes, hoy restauradas y convertidas en sostén de imágenes y textos que reproducen libros y blasones; una cama semejante a la suya en el ático, tal vez. El fabuloso Duomo -la catedral Santa María del Fiore- en mármol blanco, verde, rosa. A media cuadra de la casa de Dante, la iglesia en la que, se dice, tres acontecimientos fundamentales de su vida se produjeron: la primera o segunda vez en que vio a Beatriz Portinari; su casamiento con Gemma Donati; el entierro de Beatriz.

Allí, una mendiga nos indica cuál era la tumba de Folco en la que presumiblemente están los restos de su hija Beatrice. Sobre esa tosca lápida una cesta pequeña recoge papeles,…

"Compromiso" y efecto mariposa

Periódico de Poesía N° 94, México, diciembre 2016

En el centro de todo escritor que se considera activamente político hay un hombre que quiere ser centro. Desde la marginalidad social voluntaria, algunos escritores quieren ser centro también. Esto es tan simple como pensar que la literatura tiene una lentísima influencia en los acontecimientos humanos. La literatura, salvo la del discurso político, no precipita acontecimientos. El Palacio de Invierno no se tomó por poemas o novelas leídas el año anterior: quizá, sí, muchas palabras elegidas para poemas y narraciones a lo largo de muchos años, contribuyeron a modelar una lengua política que fue la que hablaron Lenin, Trotsky, Bujarin, Zinoviev y Kamenev. Pero no fue un poema escrito la semana anterior lo que decidió el asalto que simboliza el comienzo de la Revolución de Octubre. Ni un poema de Pushkin ni un poema de Maiacovski; mucho menos, un poema de Baldomero Fernández Moreno (a menos que se crea en el efecto mariposa, ese que se c…